ÉPOCA DE CATARROS Y RESFRIADOS

Parece que este año el tiempo nos está dando un descanso del frío. Desde luego, este comportamiento es totalmente atípico, lo que puede provocar que bajemos la guardia, pero aún así debemos estar prevenidos para posibles catarros y resfriados.

¿Qué es un resfriado?

Un resfriado es una enfermedad infecciosa respiratoria que se produce no sólo en humanos sino también en animales. Suele darse, sobretodo, en periodos en los que el clima es más frío, aunque las personas con las defensas bajas también pueden sufrir sus síntomas en otros periodos de clima más cálido.  Muchos son los virus que pueden atacarnos, siendo los más comunes son los Rinovirus.

El resfriado no es una enfermedad peligrosa para la mayoría de la población, pero sí que es molesta y muy contagiosa ya que se propaga a través del aire por la tos, el estornudo o, simplemente la respiración.

Hay que ir con especial cuidado con las personas que tienen las defensas más bajas, como los niños de corta edad y las personas mayores ya que debido al bajo nivel de defensas de sus organismos el resfriado es más difícil de eliminar.

¿Cuáles son sus síntomas?

El resfriado puede manifestarse en diferentes niveles, desde una simple rinitis con secreción nasal sin más síntomas, hasta fiebres altas y gripes.

En la mayoría de los casos los síntomas empiezan por una destemplanza, estornudos, tos y obstrucción de las vías nasales. Es posible que aparezca dolor de cabeza, fiebre, dolores musculares y hasta falta de apetito.

Los resfriados fuertes, si no se tratan correctamente pueden dar lugar a otras enfermedades más complicadas como la sinusitis, la otitis o la faringitis.

¿Qué provoca el resfriado?

La creencia popular indica que lo que provoca el resfriado es el frío, pero realmente no es del todo cierto.

El frío no es más que un efecto climatológico y por lo tanto no provoca enfermedades. El motivo por el cual acusamos al invierno de provocar catarros y resfriados es porque facilita su propagación ya que nos obliga a recluirnos en espacios cerrados y calientes, un microclima perfecto para la proliferación de los virus.

Para que alguien se infecte es imprescindible que haya estado en contacto con otra persona infectada, por lo tanto, se desmiente el hecho que el propio frío sea el causante de esta enfermedad. De hecho, los contagios al aire libre no se dan casi nunca y en ninguna circunstancia son provocados por el frío.

¿Cómo podemos evitarlos?

Aunque parezca obvio, en la medida de lo posible hay que evitar el contacto con personas afectadas. En caso que esto no sea posible, el lavado de manos y el uso de mascarillas son aconsejables.

Una buena manera de prevenir catarros y resfriados es realizar ejercicio físico. La actividad ayuda a mejorar la capacidad del sistema respiratorio, previene la aparición de catarros y disminuye sus síntomas en caso de resultar contagiados.

Mantener una dieta equilibrada rica en verduras y fruta previene de manera natural la aparición del resfriado ya que acelera el metabolismo del aparato respiratorio. Esto aumenta el nivel de protección ante los diferentes virus causantes de los resfriados.

Leer Más
EL CUIDADO DE LA PIEL DESPUÉS DEL VERANO

El sol, la sal, el cloro y el cambio de rutina dejan huella en el rostro dejando una piel más seca y áspera. Sin las debidas precauciones, el sol puede tener efectos nocivos que afecten a las capas superficiales de la piel y penetren a las capas más profundas generando una deshidratación progresiva y un envejecimiento de la piel. Por este motivo, a la vuelta de vacaciones, es aconsejable seguir una serie de consejos que te ayudarán a devolver la hidratación y suavidad a la piel del rostro y, además, a mantener y prolongar el bronceado.

 

  1. Exfoliar la piel. Limpiar la piel exfoliándola para eliminar células muertas, impurezas y rugosidades. Este paso es imprescindible para dejar una piel lista para recibir distintos tratamientos de forma eficaz. Con el cepillo facial My Sonic de Solac conseguirás una limpieza más profunda y efectiva de la piel.

 

  1. Una vez la piel esté exfoliada y libre de impurezas, aplica una mascarilla para nutrir y reparar la piel del cutis. Las mas beneficiosas para la piel del rostro son aquellas con componentes regenerativos como aceites.

 

  1. Hidratación. El último paso para lucir un rostro radiante es la hidratación día y noche, ésta te ayudará a prolongar el bronceado y regenerar la piel del rostro. Utiliza esa crema hidratante que mejor se adapte a tu cutis.
Leer Más
9 ALIMENTOS BUENOS PARA LAS ARTICULACIONES

Cada alimento aporta a nuestro organismo, una serie de nutrientes y beneficios especiales. Hoy te presentamos 9 alimentos que van a ayudarte a cuidar de tus articulaciones y a mejorar tu bienestar diario. ¡Empezamos!

Salmón: Es rico en vitamina D y ácidos grasos Omega 3 que favorecen la reducción de la inflamación. Consejo: Mejor si es fresco y salvaje.
Aceite de oliva: Es una fuente de lubricina, proteína que mejora la capacidad del líquidos sinovial que lubrica las articulaciones. Además, protege el cartílago. Consejo: Escoge siempre del tipo extra virgen.
Naranja: Como el resto de cítricos, posee un alto contenido de vitamina C, con acción confirmada en la protección de las articulaciones. Consejo: Tómala durante todo el año, es rica en vitaminas. Te revitalizará siempre.
Nueces: Son otra buena fuente de ácidos grasos Omega 3 y también tienen propiedades antiinflamatorias. Consejo: Toma un poco cada día junto al desayuno. Además, de ayudar a tus articulaciones, las nueces tienen efectos muy positivos para la salud cardiovascular.
Frutos rojos: Contienen antocianinas, que han constatado tener igualmente acción positiva frente a la inflamación. Consejo: Añádelas a tu menú por encima del iogurt. Sin duda, será un postre sano y delicioso.
Soja: Posee estrógeno, que afecta a la producción de ácido hialurónico, componente clave del líquidos sinovial. Consejo: Edamame es un delicioso snack de vainas de soja preparadas con agua y soja. Una forma súper saludable y gustosa de comer este alimento.
Manzana: Es fuente de quercitina (antioxidante que se utiliza en la formación del colágeno) y de magnesio (que promueve la formación del ácido hialurónico). Consejo: mejor las rojas.
Brócoli: Estudios científicos han demostrado que su consumo frecuente protege contra el desarrollo de la artritis. Consejo: combínalo con patata y obtén un plato muy bien equilibrado: con vitaminas e hidratos de carbono.
Jengibre: Diversas investigaciones han constatado sus beneficios ante la artrosis, su papel antiinflamatorio y antioxidante. Alivia los dolores musculares, los articulares y los de torceduras. Consejo: Puedes empezar a consumirlo añadiéndolo a tus infusiones preferidas. Notarás como aporta un toque distinto y es fácil de digerir.

Leer Más